miércoles, 21 de noviembre de 2012


México deslumbra con sus tradiciones y paisajes

El pasado se hace presente en un país donde la diversidad está a la orden del día
 
Integrado por treinta y un estados y un Distrito Federal, México, debido a su situación geográfica, forma parte tanto de América del Norte como de América Central.
El relieve, muy accidentado, adopta distintas formas: llanuras, mesetas, cadenas montañosas, depresiones, penínsulas y golfos. El Golfo de México, de 1.813.000 km2, es el más grande del mundo y sus yacimientos petrolíferos, uno de los recursos económicos más importantes del país.
La mayoría de la población es mestiza, resultado de la mezcla entre indígenas y españoles.

UNA CIUDAD PARTICULAR

La capital, Ciudad de México, con veinticinco millones de habitantes es una de las más populosas del planeta.
El hecho de estar rodeada por montañas y a gran altura impide que se disipen las emanaciones producidas por el denso tráfico y las fábricas. Como consecuencia, el nivel de contaminación ambiental es muy alto, al punto que se recomienda a los turistas no realizar itinerarios durante las horas pico.
La ciudad está asentada sobre el lecho de lo que fue el lago más caudaloso de la cuenca del valle de México, el Texcoco. Hoy, por una ironía cruel, el abastecimiento de agua es uno de los temas más preocupantes. La escasez de fuentes superficiales obliga a bombear agua del subsuelo, produciendo el hundimiento progresivo de la ciudad.
El centro histórico de la Ciudad de México coincide en su emplazamiento con la capital del antiguo Imperio Azteca, Tenochtitlán, destruida en 1521 por Hernán Cortés, uno de los conquistadores más cuestionados de la historia.
Asimismo, comprende la ciudad colonial construida a partir de 1525 por los españoles.
Símbolo de la identidad nacional es la Plaza de la Constitución, más conocida como el Zócalo. Enmarcado por importantes edificios como el Palacio Nacional, sede de la Presidencia de la República; la Catedral Metropolitana y los restos del Templo Mayor Azteca (1375), allí tienen lugar muchas manifestaciones de la vida política y cultural mexicana.
Excavaciones realizadas en esa zona descubrieron cinco antiguos templos y numerosas esculturas.
Además de la Ciudad de México, se pueden incluir a Guadalajara (capital del estado de Jalisco, cuna del "mariachi" y del tequila), Monterrey, Puebla, Cuernavaca, Tijuana y Acapulco entre los principales centros urbanos.

FESTEJOS A LA MEXICANA

Las tradiciones se mantienen vivas en México a través de sus numerosas fiestas populares. Las características de estas celebraciones, realizadas en recuerdo de un santo o acontecimiento histórico, varían en cada localidad pero, por lo general, son coloridas, combinando elementos religiosos, indígenas y españoles.
Entre las actividades, se pueden mencionar bailes, fuegos artificiales, desfiles y charreadas. Estas últimas consisten en pruebas de destreza llevadas a cabo por los charros o jinetes.
Fechas festivas importantes son el Día de la Independencia, en el que, cada 16 de septiembre, se conmemora el llamado a la rebelión del pueblo mexicano ocurrido en 1810. La noche del 15, el presidente da el Grito de la Independencia desde el balcón del Palacio Nacional. Otra celebración significativa es el Día de los Muertos, llevada a cabo el 2 de noviembre. Según la creencia, las almas de los difuntos regresan este día para visitar a aquellos que conocieron en vida. La gente prepara altares con comida, flores y velas para agasajarlas. Por último, el 12 de diciembre se festeja la aparición de la Virgen de Guadalupe, Santa Patrona de México. Durante este día, miles de fieles se acercan a la Basílica de Guadalupe, en la Ciudad de México.

LA CULTURA MAYA DESAFÍA EL PASO DEL TIEMPO

Declaradas Patrimonio de la Humanidad, las ruinas de las civilizaciones precolombinas desafían al paso del tiempo.
Las más imponentes aún conservan algo de su pasado esplendor, de lo que alguna vez fueron suntuosos monumentos, palacios y templos de uno de los pueblos más adelantados para su época: los mayas.
Las ciudades de Uxmal y Chichén-Itzá, verdaderos tesoros arqueológicos de esta cultura, se pueden visitar en la península de Yucatán.
En Uxmal se destacan la Pirámide del Adivino y el Cuadrángulo de las Monjas, designado así por los conquistadores por su parecido con los conventos españoles.
Por otro lado, la pirámide de Kukulcán o de Quetzalcoatl, sobre la cual se asienta el Templo de la Serpiente Emplumada; el Templo de los Guerreros y el observatorio astronómico conocido como "El Caracol" no pueden dejar de admirarse en Chichén Itzá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada